06- Modelos organizativos: Cuando el empresario asume la prevención

El empresario/a podrá organizar los recursos necesarios para el desarrollo de las actividades preventivas seleccionando, siempre sujeto a los condicionamientos legales, alguna de las siguientes modalidades:

  1. Asumiendo personalmente tal actividad.
  2. Designando a uno o varios trabajadores/as para llevarla a cabo.

  3. Constituyendo un servicio de prevención propio.

  4. Recurriendo a un servicio de prevención ajeno.   

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales expone que se entenderá por servicio de prevención propio el conjunto de medios humanos y materiales de la empresa necesarios para la realización de las actividades de prevención, y por servicio de prevención ajeno el prestado por una entidad especializada que concierte con la empresa la realización de actividades de prevención, el asesoramiento y apoyo que precise en función de los tipos de riesgos o ambas actuaciones conjuntamente.

El empresario/a podrá desarrollar personalmente la actividad de prevención, con excepción de las actividades relativas a la vigilancia de la salud de los trabajadores/as, cuando concurran las siguientes circunstancias:

  1. Que se trate de empresas de hasta diez trabajadores/as; o que, tratándose de empresa que ocupe hasta veinticinco trabajadores/as, disponga de un único centro de trabajo.

  2. Que las actividades desarrolladas en la empresa no estén incluidas en el anexo I del Reglamento de los servicios de prevención, dada su especial peligrosidad.

  3. Que desarrolle de forma habitual su actividad profesional en el centro de trabajo.

  4. Que tenga la capacidad correspondiente a las funciones preventivas que va a desarrollar.

La vigilancia de la salud de los trabajadores/as, así como aquellas otras actividades preventivas no asumidas personalmente por el empresario/a, deberán cubrirse mediante el recurso a alguna de las restantes modalidades de organización preventiva.

07- Modelos organizativos: Trabajadores/as designados

El empresario/a podrá designar a uno o varios trabajadores/as para ocuparse de la actividad preventiva en la empresa. Las actividades preventivas para cuya realización no resulte suficiente la designación de uno o varios trabajadores/as deberán ser desarrolladas a través de uno o más servicios de prevención propios o ajenos.

Para el desarrollo de la actividad preventiva, los trabajadores/as designados deberán tener la capacidad correspondiente a las funciones a desempeñar. El número de trabajadores/as designados, así como los medios que el empresario/a ponga a su disposición y el tiempo de que dispongan para el desempeño de su actividad, deberán ser los necesarios para desarrollar adecuadamente sus funciones.

No será obligatoria la designación de trabajadores/as cuando el empresario/a haya asumido personalmente la actividad preventiva o cuente con un servicio de prevención propio y/o ajeno.

08- Modelos organizativos: El servicio de prevención ajeno

El empresario/a deberá recurrir a uno o varios servicios de prevención ajenos, que colaborarán entre sí, cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

  1. Que la designación de uno o varios trabajadores/as sea insuficiente y no concurran las circunstancias que obligan a constituir un servicio de prevención propio.

  1. Que no se haya optado por la constitución de un servicio de prevención propio.

  1. Que se haya producido una asunción parcial de la actividad preventiva

De conformidad con lo dispuesto en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, los representantes de los trabajadores/as deberán ser consultados por el empresario/a con carácter previo a la adopción de la decisión de concertar la actividad preventiva con uno o varios servicios de prevención ajenos. Por otra parte, los criterios a tener en cuenta para la selección de la entidad con la que se vaya a concertar dicho servicio, así como las características técnicas del concierto, se debatirán, y en su caso se acordarán, en el seno del Comité de Seguridad y Salud de la empresa.

Podrán actuar como servicios de prevención ajenos las entidades especializadas que reúnan los siguientes requisitos:

  1. Disponer de la organización, las instalaciones, el personal y los equipos necesarios para el desempeño de su actividad.

  1. Constituir una garantía que cubra su eventual responsabilidad.

  1. No mantener con las empresas concertadas vinculaciones comerciales, financieras o de cualquier otro tipo, distintas a las propias de su actuación como servicio de prevención, que puedan afectar a su independencia e influir en el resultado de sus actividades.

  1. Asumir las funciones señaladas expuestas en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales:

  • El diseño, implantación y aplicación de un plan de prevención de riesgos laborales que permita la integración de la prevención en la empresa.

  • La evaluación de los factores de riesgo que puedan afectar a la seguridad y la salud de los trabajadores/as.

  • La planificación de la actividad preventiva y la determinación de las prioridades en la adopción de las medidas preventivas y la vigilancia de su eficacia.

  • La información y formación de los trabajadores/as.

  • La prestación de los primeros auxilios y planes de emergencia.

  • La vigilancia de la salud de los trabajadores/as en relación con los riesgos derivados del trabajo.

Para actuar como servicio de prevención ajeno, las entidades especializadas deberán ser objeto de acreditación por la administración laboral, previa aprobación de la administración sanitaria, en cuanto a los aspectos de carácter sanitario.

Las entidades especializadas acreditadas como servicios de prevención ajenos deberán contar con las instalaciones y los recursos materiales y humanos que les permitan desarrollar adecuadamente la actividad preventiva que hubieren concertado.

En todo caso, dichas entidades deberán contar con las especialidades o disciplinas preventivas de medicina del trabajo, seguridad en el trabajo, higiene industrial, y ergonomía y psicosociología aplicada; y, por supuesto, disponer para el desarrollo de las actividades concertadas de las instalaciones e instrumentación necesarias para realizar las pruebas, reconocimientos, mediciones, análisis y evaluaciones habituales en la práctica de las especialidades citadas, así como para el desarrollo de las actividades formativas y divulgativas básicas. 

09- Modelos organizativos: El servicio de prevención propio

El empresario/a deberá constituir un servicio de prevención propio cuando se presente alguno de los siguientes supuestos:

    • Que cuenten con más de 500 trabajadores/as.

    • Que lo decida la Autoridad laboral, previo informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y, en su caso, de los órganos técnicos en materia preventiva de las Comunidades Autónomas, en función de la peligrosidad de la actividad desarrollada o de la siniestralidad en la empresa.

El servicio de prevención propio constituirá una unidad organizativa específica y sus integrantes se dedicarán de forma exclusiva a esta actividad. Los servicios de prevención propios deberán contar con las instalaciones y los medios humanos y materiales necesarios para la realización de las actividades preventivas que vayan a desarrollar.

El servicio de prevención habrá de contar, como mínimo, con dos de las especialidades o disciplinas preventivas, desarrolladas por expertos con la capacitación requerida para las funciones a desempeñar, que contarán para el desarrollo de su función dentro del servicio de prevención con la estructura y medios adecuados.

Cuando el ámbito de actuación del servicio de prevención se extienda a más de un centro de trabajo, deberá tenerse en cuenta la situación de los diversos centros en relación con la ubicación del servicio, a fin de asegurar la adecuación de los medios de dicho servicio a los riesgos existentes.

Las actividades preventivas que no sean asumidas a través del servicio de prevención propio deberán ser concertadas con uno o más servicios de prevención ajenos.

La empresa deberá elaborar anualmente y mantener a disposición de las autoridades laborales y sanitarias competentes y del comité de seguridad y salud, la memoria y programación anual del servicio de prevención.

Los servicios de prevención mancomunados se pueden entender como una modalidad particular dentro del de servicio de prevención propio. El servicio de prevención mancomunado podrá constituirse entre empresas que desarrollen simultáneamente actividades en un mismo centro de trabajo, edificio o centro comercial, cuando quede garantizada la operatividad y eficacia del servicio, y siempre, previa consulta a los representantes legales de los trabajadores de cada una de las empresas que tuvieran interés en crear un servicio de prevención mancomunado.

Del mismo modo, podrá acordarse la constitución de servicios de prevención mancomunados entre empresas pertenecientes a un mismo sector productivo o grupo empresarial, o que desarrollen sus actividades en un polígono industrial o área geográfica limitada. Con la salvedad, en este caso, de que las empresas que tengan obligación de disponer de un servicio de prevención propio, no podrán formar parte de servicios de prevención mancomunados constituidos para las empresas de un determinado sector, aunque sí de los constituidos para empresas del mismo grupo.

Las condiciones de estos servicios de prevención deberán ser acordadas por los comités de seguridad y salud de las empresas afectadas, y el acuerdo de constitución deberá comunicarse con carácter previo a la autoridad laboral. Los servicios de prevención mancomunados tendrán la consideración de servicios propios de las empresas que los constituyan y habrán de contar con, al menos, tres especialidades o disciplinas preventivas, así como disponer de los recursos humanos y materiales mínimos equivalentes a los exigidos para los servicios de prevención ajenos, con adecuación a la actividad de las empresas.

Comparte esta información